Educación Cívica 9no grado Orientaciones para las clases

Surgimiento y desarrollo del sistema político cubano

Estas sugerencias fueron elaboradas por los de profesores que grabaron las teleclases de la asignatura para la Televisión Educativa Msc. Teresa
Bernabeu Guzmán y Reinier Guerra. Desde este enlace está disponible el tema de esta ayuda.
Objetivo

- Argumentar que el Sistema Político Cubano consagra su poder al pueblo y es la principal conquista que debemos salvar porque de él dependen todas las demás.

Resumen de contenidos

Nuestra Asamblea Nacional tiene su antecedente el 10 de abril de 1869 cuando se celebró la Asamblea Constituyente de Guaímaro, funcionando así la primera Asamblea Legislativa de la historia de nuestro país. El mérito de esa Asamblea fue en primer lugar, haber aprobado la primera Constitución del país, avanzada para su época, que al decir de Martí, fue la piedra angular de la Republica de Cuba. Además inauguró lo que seria desde entonces para todos los cubanos el ejercicio de una profunda vocación parlamentaria y democrática. Desde entonces para nuestro pueblo justicia social, soberanía e independencia serian principios intrínsicamente vinculados al ideal de la Revolución. Resultará difícil encontrar en el devenir de los procesos democráticos de la historia de la humanidad muchos ejemplos como este, en que la vocación y apego a los principios democráticos se hayan gestado, organizado y ejercido en plena guerra por la independencia del país.

Desde esa época tan temprana el pueblo cubano desarrollaba sus instituciones democráticas y representativas. Como parte de su funcionamiento democrático la Asamblea Legislativa tenía la facultad de aprobar leyes, nombrar y sustituir al Presidente de la República y a sus Ministros, al Jefe del ejército, así como al Presidente, Vicepresidente y Secretario de la propia Asamblea Legislativa. Esos primeros representantes de nuestro pueblo se llamaron diputados, de ahí que los actuales representantes del pueblo cubano a la Asamblea nacional del Poder Popular también se denominan diputados. Otra valiosa referencia histórica es el mandato que heredamos del Apóstol de nuestra independencia José Martí, quien para su época y para la de hoy sentenció: “Sólo echan raíces en las naciones las formas de gobierno que nacen de ellas”, y afirmó que lo que necesitábamos como gobierno y como gobernantes no eran aquellas personas que sabían mucho de cómo se gobernaba en Francia o en Inglaterra, sino cómo había que gobernar y cómo tenía que ser la forma de gobierno en nuestro país. Otras concepciones e ideas que el Apóstol nos trasladó forman parte de las concepciones que hoy estamos aplicando.

Nuestro país vivió la triste experiencia del sistema pluripartidista y representativo, si así se le podía llamar, que recetó Estados Unidos durante la República Neocolonial y que trajo como consecuencia la dependencia externa, la corrupción, el analfabetismo, el racismo y la pobreza de amplios sectores de la población, en resumen, la completa negociación de los más elementales derechos individuales y colectivos, incluido el derecho a unas elecciones verdaderamente libres y democráticas. Este sistema y la permanente política injerencista norteamericana, no sólo procrearon gobernantes ladrones y corruptos, sino que gestaron dictaduras tiránicas y asesinas, promovidas y apoyadas directamente por el gobierno de los Estados Unidos.

La Revolución cubana no podía asumir este sistema si quería resolver los males heredados producto de éste. El país se enfrascó en diseñar su propio modelo, para lo cual hurgó en sus propias raíces y acudió al pensamiento social, humanista y patriótico de los más notables próceres de la nación cubana. Con todas estas experiencias se diseñó el sistema político cubano actual, sustentado a su vez con el ejercicio práctico del poder desde el inicio del triunfo revolucionario. A partir del 1ro de enero de 1959, la primera interrogante que tuvo que despejar la revolución cubana, era definir la estructura que debía adoptar el nuevo Estado que nacía, referida al tipo de base que debía sustentarla, la que por supuesto, no podía ser la misma que había adoptado un sistema que resultó responsable de todos los males que había sufrido el pueblo durante más de 50 años. Además se tuvo en cuenta las difíciles condiciones económicas y sociales que heredaba la Revolución, tanto las provocadas por la propia tiranía durante los años que usurpó el poder, como las que había acumulado desde el comienzo mismo de la vida republicana. Los primeros quince años de la revolución, requerían de un gobierno ágil, dinámico, que diera respuesta al histórico reto que se enfrentaba. Se destruía la maquinaria del poder del régimen anterior a la par que se organizaba el nuevo Estado y sus leyes, actuando con mucho dinamismo y creatividad, sin trabas burocráticas que obstaculizaran las soluciones a los problemas que afectaban al pueblo. Transcurridos los primeros quince años de la revolución pudo plantearse la institucionalización del Estado, se trataba de emprender una empresa de carácter estratégico, que definiría el futuro del país y para lo cual no teníamos todos los conocimientos necesarios, por lo que no se tomaron todas las decisiones a la vez, pero se continuó mejorando nuestro sistema. Con la elección de los delegados del Poder Popular, a nivel de circunscripciones, que sin dudas son un elemento clave en nuestro sistema, las masas participan directamente en el gobierno de la sociedad, lo cual es un exponente de la democracia socialista. Pero nuestro sistema continuó su perfeccionamiento de 1986 – 1992 se desarrollaron hechos importantes como: Celebración del III congreso del PCC donde se examinaron los importantes logros alcanzados pero a su vez se analizaron un grupo de deficiencias y errores cometidos. Se produjo un proceso de rectificación que comenzó por los errores en la economía y pronto se hizo extensivo a la sociedad en su conjunto. Pero no se trataba únicamente de rectificar los errores, era preciso replantearse la búsqueda de un modelo cubano de socialismo que nos resguardase de los equívocos del socialismo europeo que causaron la desintegración del campo socialista. La desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista tuvo consecuencias económicas muy graves para nuestra nación, que entraba en un periodo especial en tiempo de paz. La entrada del país en el periodo especial, caracterizado por una aguda crisis económica, obligó a adoptar un grupo de modificaciones, algunas de las cuales no estaban a tono con el espíritu del proceso de rectificación de errores, pero no había otra alternativa, era necesario salvar el socialismo. (1993 – Actualidad)

Actividades de continuidad

  1. Las modificaciones ocurridas en el aparato estatal a partir del triunfo revolucionario dieron más participación a las masas en las gestiones del gobierno. Argumenta.
  2. ¿Por qué fue necesario la elaboración y aprobación de una nueva Constitución en Cuba?
  3. ¿Cuáles son actualmente las formas en que las masas participan en los asuntos y decisiones estatales? ¿Cómo participas tú como pionero desde la escuela? Argumenta

Actividades adicionales

Después de consultar lo relacionado con este tema en el artículo 9 de la Constitución de la República, elabora 2 preguntas para el debate con tus compañeros.

Contenidos esenciales a fijar por el alumno

La concepción que fundamenta el Sistema Político Cubano es la búsqueda permanente de mecanismos que lo perfeccionen, así ha sido desde el 1ro de enero de 1959, hasta llegar al momento en que se han encontrado amplios y profundos cauces que permiten la incorporación del pueblo a la conducción real de la sociedad y que convierten en realidad el precepto constitucional del derecho de todos los ciudadanos a intervenir en la dirección del Estado directamente o por medio de sus representantes.

La dirección del país junto a todo el pueblo, convencidos no sólo de que el Sistema Político actual es perfectible, si no de la necesidad de hacerlo aún más democrático y participativo, más humano, equitativo y solidario, desarrolla amplios planes culturales, sociales y educativos, a la vez que impulsa importantes acciones para perfeccionar el funcionamiento interno de todo el Sistema del Poder Popular.

Observaciones al profesor

En esta clase sugerimos reafirmar una de las invariantes de este programa de Educación Cívica:

El Sistema Político Cubano que consagra su poder al pueblo es la principal conquista que debemos salvar porque de él dependen todas las demás.

Proponemos orientar la realización de las actividades adicionales por equipos dúos o individual de manera que su revisión contribuya a potenciar la atención a las diferencias individuales en el destacamento.

Regresar a Ayuda para su desempeño

 

 

Comentarios


Deja un comentario